Facebook  |   Instagram |    
  

 

Eclecticismo historicista


Ensayo fotográfico en formato de calendario, de pared y escritorio, ilustrado mensualmente con montajes de varias fachadas de la principal avenida de MVD: av 18 de julio. Eje principal de la ciudad que resume el característico estilo arquitectónico montevideano: eclecticismo historicista.

Adquirir
🛒 Retirada en el estudio (san josé 967 local 10). Envíos a coordinar

Agotado

"La expresión eclecticismo historicista que se usa para calificar la arquitectura que prevaleció en Occidente durante varias décadas, antes y después de 1900, no es fácil de explicar. Para allanar el camino hacia un primer acercamiento al concepto, puede decirse que consiste en la reunión, a veces feliz y otras no, en un mismo edificio de elementos con esencia estilística, data y producción dispares, o de edificios reunidos, con similar diversidad. Ni el eclecticismo ni el historicismo están indisolublemente ligados. Uno y otro pueden vivir independientemente; pero uno y otro aparecieron entrañablemente reunidos hacia fines del siglo XIX. Las calles y avenidas de todas las ciudades de alguna entidad en Occidente y de Montevideo entre ellas, estaban marginadas con la suntuosidad de un decorativismo no menos superficial aunque fuera de alto costo. Edificios hechos en estilos del pasado, yuxtapuestos o cercanos, o que en su propia estructura visual incluían partes informadas por distintos espíritus de composición, o que correspondían a condiciones económicas y sociales diversas, creaban una "belleza" singular, "ecléctica e histórica" que sin embargo satisfacía los gustos nada refinados de la burguesía fin de siglo y de sus buenos servidores, los arquitectos. Las hermosas avenidas de París, Londres o Nueva York y las modestas calles montevideanas no se diferenciaban mayormente en cuanto al gusto dominante. El “eclecticismo historicista" no era un "estilo", en rigor, sino "un padrón" de amplia variedad."
Fragmento extraído de: Artucio, Leopoldo. " Montevideo y la arquitectura moderna " Ed. Nuestra Tierra. Montevideo (1968)
Agradecimiento a Arqs. Verónica Sosa y Florencia Baglivi